Ética del mercadologo

Les comparto el link de mi trabajo de “Ética del mercadologo”, donde podrán encontrar toda la información referente a este tema.

http://es.scribd.com/doc/74521545/Etica-del-mercadologo

 

Morality and the professional life

Morality and the professional life

Professional ethics has come of age in a period of great change. Our conceptions of work and how it is to be done, let alone don’t well, are been challenged. We can think of our goal as the development of ourselves as moral professionals. Most be building projects beginning with wrong clearing foundation laying. And infrastructure work. We begin or wrong clearing work in professional ethics by breaking that very work apart. That is, we first examine what it means to be a professional.

What professions and professionals are

Work is a central concept to human experience. When we ask children about the future jobs and cares we ask them, (what do you want when you grow up?) ”we don`t ask them what they want to work at or what they want to get pay for doing”.

Work is a universal enough phenomenon to be come a share bond our and easy way for strangers to relate.

 

What is does not mean engage in a profession

One way to begin to examine the terms professional, and specialty is to look at something that they most certainly do not included. A profession does not included and greaten moral value than nonprofessional.

Another way that does engaging in professions have seemed superior to does engage in no professions is in term of prestige.

In society, it is a fact that most of us often value with polar workers over blue color workers. Its important not t pack in appropriate meaning, moral or otherwise, in to the baggage of our understanding of professions. Primarily a profession is work.

 

Identifying and Describing a Profession and a Professional

If an occupation is an agreed-upon profession, and the person who performs id does so professionally, then that person is a professional. In short, to be a professional, one must not ony do a certain type of work – a profession – but one must also do this work in a certain manner – professionally.

But it seems that we use a professional in a number other less restrictive ways, none of which add very much to critical understanding of the term.

When we say about someone, “You are a professional” or “That was a very professional job you just did” we typically mean more than that which is already contained in the title of his or her occupation. It is primarily because of this additional component that being a professional entails that the terms profession and professional will not be treated as simply entailing one another.

In understanding a profession as an identifiable group that provides the same service, we are pointing to a regulated set of skills and knowledge that those members of the group have a gained through requisite training.

As was previously pointed out, the definition and criteria marking something as a profession are problematic. For example, we could define a profession as something with a long tradition and clearly delineated responsibilities. Under those auspices, medicine would surely fit. The medical profession has a long history and some specifically delineated responsibilities.

Technology is changing, as is the world we live in, even as we are reading these words. Because of this, we need a definition and an understanding of profession and professional that is able to grow with these changes and developments.

When we consider whether something is a profession, and the question is not settled as in the aforementioned situation, we them must ask if it is a good thing for he question to become settled.

When and individual is a subject to undue force at the hands of law enforcement official, and no one who is aware of this action is willing to stop the behavior, it could be argued that the group  identification among those officials is to strong.

We ask someone hot they do their job, and they respond that they do it very well, but also do not engage others in a harmful or negative manner. This other way of doing a job is not an aspect of technical component. Here we are talking about something else, the relational component of doing one´s job professionally.

In fact this relational component entails that a professional could be said to do his or her work in such a way as to perform a service, and not merely a task for pay. This issue becomes specifically relevant in places where one´s role as a professional comes into conflict not with one´s personal beliefs but with one´s underlying responsibilities as a consequence of one´s relationships with others.

So when a job is done technically well and with minimal or no harm to others, and even positively in such a manner as to benefit them, we say that the job was done professionally. The person who performs this job is said to have behaved professionally or to have exhibited professionalism.

Choosing a profession – some things to consider

Since we have spent all of this time considering what a profession is and how to be a professional, we would be well served to consider the profession or occupation in which we would like to engage. Keep in mind throughout that there is no one particular career or no one exclusive place that is singularly right for each of us. Our interests and priorities change as the different circumstances and influences on our lives change.

“What do you do for a living?” it’s a central question in an important way to us to understand ourselves and others. When we choose our work, we decide what it is we will do. We can discern whether this occupation is a profession. An occupation is something that occupies you.

What do you want to do with your life? This time, give an answers that is regulation, and certification than the other.

This sort of mercenary napping counts as an occupation. We can now assess these occupations and see if they fulfill our criteria of what a profession is. Yet before deeming any of the aforementioned as professions, let us consider another question, the “why” question. “Why do you want to do what you do?” This question, like the earlier one, also will have some constraints. The “why” here will refer to the manner in which your profession will affect your lifestyle, thus the “why” question will require you to consider how you want to live. This is the case because one’s career choice is then inextricably tied to one’s notion of se1f.

 

There is much more to the question, “How do you want to do what you do? Are you in it for the money? Do you want to concentrate on a particular aspect of the profession over another? The what, why, where how, and with whom questions about practicing a profession are al an implicit part of a choice of one profession over another, but an explicit consideration of these questions may be something one is compelled to do.

The other questions-where, how, and with whom-are relevant to this concern as well. Based on the previous discussion and with what follows, one should has a pretty good sense of one’s desires, relative to work. The choices-whether one will be a professional, practice a profession, or work at an occupation-are limitless, and none of them are permanent.

You should have some indication of the profession or occupation for which you are training, or, at the very least, to which you are attracted, as well as an idea of what ¡t means to practice it professionally. Yet there are still other questions about your occupation or profession that; must be answered. What exact1y do you want to do? In what exact form- will you practice your occupation or professional Maybe you have decided that you are going to be a teacher, conscientious teacher, but in what exact form. Are you going to be a teacher-a first grade teacher, a special education teacher, or a university professor? Answering these questions will require more time and more reflection on the nature of your chosen occupation or profession, and on the specialized ways in which occupations or professions can be practiced.

 

 

 

ÉTICA, ÉTICA PROFESIONAL Y UNIVERSIDAD

  1. ÉTICA PROFESIONAL Y UNIVERSIDAD

Enseñar ética profesional en la universidad no consiste, ni nadie pretende que consista, en esparcir moralina sobre las prácticas y usos profesionales. El reto que plantea la enseñanza de una ética profesional en la universidad es ofrecer una verdadera ética reflexiva y crítica sobre el saber y el quehacer profesional.

La universidad es hoy en gran medida una escuela de formación profesional en aquellos oficios que se supone que requieren preparación académica y título universitario.

 

Tanto el discurso ético como la práctica de la ética rompen, o a la menos cuestionan y relativizan, el aislamiento de las especialidades para integrarlas en una perspectiva de conjunto al servicio de determinados fines de la vida humana.

 

En el mundo de las especializaciones científicas de la ética tiene necesariamente que establecer un diálogo interdisciplinar que afecta a todas las disciplinas sin quedar acotado por ninguna de ellas.

La ética, como saber de integración, puede proporcionar un horizonte de integración de los saberes y especialidades y contribuir a que la universidad no degenere en lo que algunos comienzan a llamar “multidiversidad”

 

La ética, pensada, debatida y vivida en la universidad puede hacer una relevante contribución a la regeneración intelectual y moral de la vida universitaria; esa sería la mejor contribución que cabe hacer desde la universidad en orden a levantar la moral de la sociedad.

Es necesario dar un sentido ético a todo lo que se hace en la universidad.

 

No basta con que cada profesor se responsabilice de lo que dice en clase al exponer los temas de su especialidad, tiene además que responsabilizarse de lo que hace cuando ejerce de universitario, dentro y fuera del aula.

 

  1. ÉTICA Y PROFESIONES

Cuando el trabajo que se realiza está profesionalizado se requiere además de ser un buen profesional (competente) y un profesional bueno (ético).

A la vez que se recorta la autonomía del ejercicio profesional, se amplía el campo de las actividades profesionalizadas. Cada vez son más las ocupaciones laborales que reclaman para sí el status de profesión.

 

Los profesionales no lo son sólo por ser expertos capacitados, sino también por estar comprometidos en la prestación de determinados servicios específicos.

La ética es algo así como el “control de calidad” o la “denominación de origen” aplicadas ahora no a un determinado producto, sino a los servicios profesionales.

La ética de la modernidad, tanto en su versión deontológica de inspiración kantiana como en la versión utilitarista, apuesta por un universalismo igualitario que se lleva mal con las diferencias estamentales y los particularismos éticos que suelen reivindicar las profesiones.

 

  1. ¿QUÉ ÉTICA SE PRESUPONE?

La ética que aquí proponemos es una ética realista; esto significa que reconoce la primacía a la vida moral sobre la moral pensada en el sentido de que la ética tiene en la moral vivida su punto de partida inevitable, su acompañante ineludible y su marco de incidencia irremediable.

Hoy la ética, cualquier ética, tiene que ser interdisciplinar, no solo porque esté abierta al diálogo con cualquier otra disciplina, sino porque necesita integrar conocimientos específicos (técnicos o científicos) que ella no cultiva, pero que no puede ignorar, y a la vez está en condiciones de cuestionar lo que los diferentes saberes, ciencias y técnicas hacen o dejan de hacer, contribuyen o dejan de contribuir a la realización de una vida humana plena, vivida en justicia y libertad.

 

La ética profesional –y de ella nos ocupamos fundamentalmente- se plantea la profesión en términos de conciencia y de bienes: qué es ser un buen profesional, en qué consiste hacer bien el ejercicio profesional, razonado, abriendo posibilidades optativas.

ANÁLISIS

La lectura nos da un amplio horizonte de lo que es hoy en día la ética en las universidades y el alcance al que ha llegado, que  desde una perspectiva escolar la ética se ha estancado como una asignatura más que pasar.

Por lo tanto esta lectura nos propone en primera instancia que puede proporcionar de algún modo la relación e integración de todas las especialidades, incluso señala que los mismos profesores no solo deben de especializarse en su área de labores, sino que incluso relacionar la ética con su misma especialidad. Esto con el fin de hacer crecer en palabras coloquiales al profesionista con una vida moral a base de principios y normas morales encaminadas hacia el fin último del ser humano.

Aunado a esto el buen desenvolvimiento como profesionista y el actuar ético en cada aspecto de su profesión.

 

Es por eso que se encuentra contra la multidiversidad que hoy se llama banalmente, y por algo se denomina universidad para incluir todo en uno.

 

Desde nuestro punto de vista, estamos de acuerdo con esta lectura, ya que nosotros como futuros profesionistas experimentamos exactamente lo que explica no tenemos relación con las especialidades y la misma ética, solo se estudia como asignatura. Sin embargo como se redacta, la ética tiene que ser interdisciplinar y abierta al diálogo; es una de las cosas que propone la ética en modo realista para poder entender no sólo su ámbito ético de que es bueno o no, desde nuestra opinión es saber identificar en cada profesión, por eso ambigua y en ocasiones direccional para poder establecerla objetivamente.

“Fin y medios de la Ética”

“La felicidad es algo final y autosuficiente, y que es el fin de cuanto hacemos” Aristóteles 

La ética ajusta su visión en función de la interpretación de la realidad de cada quien. Esto la coloca en una plataforma de relativismo, misma que es criticada severamente por los defensores de la moral tradicional.

La ética estudia qué es lo moral, cómo se justifica racionalmente un sistema moral, y cómo se ha de aplicar posteriormente a los distintos ámbitos de la vida personal y social. En la vida cotidiana constituye una reflexión sobre el hecho moral, busca las razones que justifican la utilización de un sistema moral u otro.

Escribí esa frase citando a Aristóteles  porque es bastante cierto que todo lo que hacemos es buscando siempre la satisfacción total, la felicidad, y para alcanzar lo que nos produce dicha sensación nos apoyamos de los medios necesarios, creo que es bastante justificable buscar la felicidad siempre y cuando lo hagamos de la manera correcta.

Les dejo el link donde encontrarán información interesante al respecto:

http://www.utilitarian.net/es/singer/de/1995—-04.htm

 

“Sindéresis”

 

Este principio de rectitud permanente e inmutable, nos ilumina y nos impulsa para aprehender los bienes reales como fines que se deben conseguir.

 

Si al hombre se le ha dado la capacidad de autogobernarse es lógico que también se le haya dado la capacidad de discernir qué es lo bueno que debe hacer y qué es lo malo que debe evitar. El desorden que se produce en la persona como consecuencia de la repetición de los actos, que no respetan el principio de hacer el bien y evitar el mal, produce un obscurecimiento de la razón fracturando a la voluntad, provocado por los pecados y por los hábitos de comportamiento antinaturales.

 

La sindéresis es una realidad humana y debe estar abierta cognoscitivamente a todas las facultades humanas, pues de lo contrario no podría ser la regla de la actuación humana.

 

Su gobierno se vierte fundamentalmente sobre la inteligencia y la voluntad, pero como bajo éstas dos facultades espirituales subyacen todas las demás potencias corporales inferiores, se puede decir que la sindéresis gobierna toda la naturaleza humana.




Aquí encontraran más información:
http://joseaugustoazpurua.tripod.com/id13.html

“Ley natural”

Desde que tiene conocimiento el hombre, siempre se ha cuestionado acerca de su propio comportamiento, se ha preguntado ¿ cómo saber si mi comportamiento es bueno o malo y si a través de ello facilita mi felicidad.

La ley natural es la ordenación que inscrita en la naturaleza del hombre, hace posible que éste sea capaz de gobernarse así mismo y tender hacia los bienes que son necesarios para su perfeccionamiento integral como persona.

Encontramos inclinaciones naturales en el hombre, en nuestra naturaleza que nos determina hacia actos y fines mediante los cuales buscamos la perfección.

Gracias a la ley natural, el hombre acaba siendo dueño de sus acciones, pero no puede decirse propiamente que nuestra propia perfección consiste en el autogobierno, pues éste debe remitirse a una instancia superior que señale el fin.

Hay una frase que llamo mi atención y decidí terminar mi comentario con ella ” Hay que hacer el bien y evitar el mal ””

Aquí encontran un PDF con información muy interesante respecto a este tema:

http://www.ejournal.unam.mx/bmd/bolmex110/BMD11006.pdf

y también les invito a ver este video que esta bastante completo y te da una idea muy clara de lo que conocemos como “ley natural”

“Conciencia moral”

 

El término «conciencia» puede referirse, en primer lugar, al reconocimiento de algo exterior o interior, se puede  emplear también para apuntar al conocimiento del bien y del mal y, en este caso, se habla de conciencia moral.

La experiencia nos enseña que ciertas personas observan una determinada conducta moral y que otras se conducen de forma inmoral. “”La conciencia moral es una realidad dinámica que capacita al hombre para captar y vivir los valores morales”. Su desarrollo y perfección dependen del desarrollo y de la perfección de la personalidad de cada hombre.

La conciencia moral puede ayudarnos a comprender mejor su naturaleza y su funcionamiento.

La cuestión del origen

 

de la conciencia moral es muy importante, ya que la respuesta que propongamos a la misma afectará directamente a los contenidos que podemos considerar adecuados para esta conciencia: a lo que podemos considerar bueno o malo, a los criterios que usemos para valorar y a las normas que guíen nuestras acciones.

 

Pienso que debemos ser conscientes de las decisiones que tomamos en cuanto a la educación y valores que cada uno ha formado a lo largo de su vida, es importante siempre ser conscientes de nuestros actos y las consecuencias que estos implican, en la vida del ser humano es fundamental tener la capacidad de analizar lo que hacemos, hacia quien o porque.


Finalmente les dejo un link en el que pueden encontrar información completa acerca del tema conciencia moral

http://www.darfruto.com/8_que_es_conciencia.htm

 

 

Anteriores Entradas antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.